Neumología

¿QUÉ ES LA NEUMOLOGÍA?

La Neumología es la especialidad médica que estudia las enfermedades del pulmón, la pleura y el mediastino. Es la especialidad de la medicina más joven, ya que nació en el año 1977.

A nivel preventivo, la Neumología evalúa la capacidad respiratoria, estima el tabaquismo (y el tratamiento necesario para su deshabituación), y valora la roncopatía como parte de los síndromes que pueden afectar a la cualidad de vida o ser un factor de riesgo cardiovascular.

Los problemas médicos que trata son frecuentes, como elasma, infecciones, apneas del sueño, problemas derivados del uso del tabaco, y también el cáncer de pulmón, entre otros.

Los avances en Neumología son notorios y sus tratamientos cada vez más específicos, pues es un campo donde la tecnología se está involucrando día a día.

Además, en Clínica Eupnea ofrecemos un servicio íntegro y un estudio completo del sistema respiratorio y de su relación con otras especialidades médicas. Consulta todas nuestas especialidades aquí.

 

pneumologa-girona-provincia-medico-pulmones-asma

Las pruebas diagnósticas son realizadas por un especialista en Neumología que emite los informes, prescribe el tratamiento y también realiza el seguimiento de los pacientes.

La información médica relacionada con las enfermedades respiratorias se puede encontrar en la web del SEPAR.

Si desea más información o pedir una visita médica con nuestros especialistas, contacte con nuestro personal de Clínica Eupnea.

ESTUDIOS DIAGNÓSTICOS

  • Espirometría: Es una prueba capaz de medir la capacidad pulmonar y una de las más habituales dentro de la especialidad de la Neumología. La medida de la capacidad pulmonar se consigue a través de la cantidad de aire que el paciente es capaz de exhalar e inhalar, y la velocidad a la que lo hace. Por eso, es una de las pruebas más típicas para diagnosticar enfermedades como el asma, la EPOC, la fibrosis pulmonar, etc.
  • Prueba de broncodilatació: Es una prueba muy útil que consiste en la medida del componente reversible de la función pulmonar.
  • Prueba de provocación bronquial: Prueba que mide, en un contexto controlado, la respuesta a la obstrucción bronquial ante un compuesto inhalado.
  • «Peak flow meter» o flujo máximo espiratorio: Prueba útil para la monitorización domiciliária de la respuesta bronquial para pacientes con asma.
  • Funcionalismo pulmonar: Grupo de pruebas con el objetivo de determinar que los pulmones funcionen correctamente. Así, puede utilizarse para diagnosticar algunos trastornos como el asma y la EPOC.
  • Medida de óxido nítrico y medida de monóxido de carbono: La prueba del óxido nítrico exhalado (FENO) es una prueba que mide el grado de inflamación de las vías aéreas de las personas asmáticas y/o alérgicas. También resulta útil para realizar el seguimiento del efecto antiinflamatorio del tratamiento inhalado. Por otro lado, la prueba de difusión del monóxido de carbono (DLCO), es la evaluación de la transferencia de oxígeno desde los alveolos hasta la hemoglobina. Esta prueba es muy útil para detectar la presencia de CO en el aire exhalado cuantificando el grado de exposición al humo del tabaco o a los gases nocivos. Se utiliza en pacientes con EPIC y EPOC, entre otras enfermedades.
  • Pulsioximetría continua: Esta prueba se utiliza para medir los niveles de oxígeno en sangre. También para el seguimiento de enfermedades como la EPOC, el cáncer de pulmón, la COVID-19 o la insuficiencia cardíaca.
  • Pulsioximetría continua nocturna: Prueba que se utiliza para la monitorización de la oxigenación que presenta una persona durante la noche o el sueño junto con el análisis de la frecuencia cardiaca. Es una prueba útil para el cribado del síndrome de apneas del sueño y para la detección de la insuficiencia respiratoria nocturna.
  • Poligrafía nocturna domiciliaria o estudio del sueño: Es una técnica que se realiza en el domicilio. Consiste en la monitorización y el registro de las variables cardiorrespiratorias. Éste es un estudio específico para los casos de apneas, ronquidos e hipoapneas obstructivas del sueño. Durante esta prueba, se analiza la oxigenación, el ritmo cardiaco, el flujo de aire respirado, los ronquidos y los movimientos torácicos y abdominales.
  • Actigrafía: Prueba necesaria para el estudio de la alternancia entre sueño y vigilia de una persona a lo largo de las horas, días o semanas. Se trata de una prueba muy útil para los trastornos sueño – vigiliar, somnolencia e insomnio.
  • Titulación de CPAP: Es una prueba complementaria a la poligrafía nocturna ya que consigue determinar la presión óptima para evitar las apneas y los ronquidos.
  • Ecografía de tórax: Es útil para el estudio de enfermedades de la pared torácica, parénquima pulmonar periférico, pleura, diafragma y mediasteno. Es una técnica muy fiable para evaluar infecciones respiratorias y sus posibles complicaciones.
  • Test de la marcha: Conocida como prueba de la marcha de los 6 minutos. La prueba consiste en medir la distancia que el paciente es capaz de recorrer en 6 minutos. De esta manera, el especialista puede medir la tolerancia al esfuerzo por parte de la persona registrando, entre otros, la sensación de disnea, la tensión arterial, el ritmo cardiaco, la saturación de oxígeno y los metros recorridos durante los 6 minutos.
Abrir chat
¡Hola!
¿Necesitas ayuda?